domingo, 26 de octubre de 2014
Tenemos 364 lectores conectados
 

 



Estudia guión con CINEUROPA




Encuesta

¿Cuál crees que es el superhéroe masculino más sexy?








 

El personaje


La estrella española Penélope Cruz es para la revista Esquire la mujer viva "más sexy", un título que le ayudará a recuperar su imagen en Hollywood, donde los que apoyan al gobierno de Israel la calificaron de "antisemita" por criticar los bombardeos indiscriminados contra la población civil palestina del pasado verano.

Leer más...




















Victoria Galardi habla sobre su próximo estreno "Pensé que iba a haber fiesta"

 
Con tres películas en su haber, la argentina Victoria Galardi se ha convertido en una de las directoras latinoamericanas más interesantes de los últimos tiempos. Su cine transita por las relaciones humanas pero con un enfoque diferente, en el que se mezcla el drama con la comedia ácida y la crítica a un sector social determinado. En "Pensé que iba a haber fiesta" (2013), que se estrena apenas cinco meses después de su rodaje, la próxima semana, aborda nuevamente el tema de los vínculos, desnudando la hipocresía de una clase media acomodada a través de la relación de dos amigas que quieren dejar de serlo. Nuestros compañeros de EscribiendoCine hablaron con ella...

- ¿Por qué elegió a Valeria Bertuccelli y a Elena Anaya para los roles protagónicos?
Siempre había querido trabajar con Valeria Bertuccelli y nunca había tenido un personaje para ofrecerle. Sabía que uno de las dos quería que fuera ella. Con Elena Anaya lo que pasó fue que terminé el guión, tenía que ir a Rumania y de paso por España me contacté con su representante, le dejé mis películas y me volvía para Argentina. El día anterior a la vuelta me llamó Elena y me dijo “Me encantaron, no sé qué me vas a ofrecer pero te digo que sí”. Así que le mandé el guión y a la semana me dijo que la hacía.

- Ya en sus películas anteriores se notaba un gran trabajo en la construcción del guión. ¿Cuánto tiempo está escribiendo hasta llegar al momento del rodaje?

Estuve como en total un año con el guión. Cuando estaba montando "Cerro Bayo" (2010) se me empezaron a ocurrir algunas ideas. Sabía que quería hacer una peli de verano, que ocurra entre las fiestas, en ese momento del año que es como medio raro. Se me empezaron a ocurrir cosas y las escribía. Yo disfruto mucho de ese momento antes de escribir, en el que pensás en los personajes y te imaginás lo que les va a pasar. Así que terminé de montar, empecé a escribir unas ideas y cuando fui a San Sebastián a estrenar "Cerro Bayo" ya lo estaba escribiendo. Es un proceso del que disfruto mucho y me gusta tomarme mi tiempo.

- ¿Entonces disfruta más escribiendo que filmando?
Son disfrutes diferentes, pero me gusta más sentarme a escribir, eso es lo que más me entusiasma. Me voy a cafés y escribo, viajo y escribo. No tengo una rutina pero escribo todos los días en todo tipo de lugares. Ando siempre con un anotador o si no escribo en cualquier papel que encuentre.

- En "Pensé que iba a haber fiesta" hay una crítica bastante explicita a una clase social determinada y a cierta hipocresía en las relaciones familiares y amistosas...
Es una observación a una clase social determinada donde no la deja muy bien parada. Trata sobre una serie de problemas que corresponden a esa clase social. También creo que en esta relación la amistad es un poco dispareja y que en un punto es lo que también ocurre en la vida. Muchas veces tenemos amigos que heredamos porque son amigos de toda la vida, y no sabemos cómo decirles que ya no queremos ser más sus amigos. Es un poco fuerte decirle a alguien que ya no querés ser su amigo porque no tenés nada en común. Qué es un poco lo que sucede en la noche de año nuevo, gente que se junta y que no sabe por qué.

- Durante toda la trama se respira un aire muy denso pero cada vez que aparece el jardinero descomprime la atmósfera con diálogos un tanto absurdos ante la situación que se está viviendo. ¿Está hecho adrede o se dio después?
Siempre intento descomprimir un poco cuando estoy escribiendo. Sobre todo porque es lo que me pasa a mí cuando estoy en una situación dramática. Igual al personaje del jardinero no lo puse para tener algo gracioso, sino para terminar de recrear ese mundo de barrios residenciales donde lo raro sería que un vendedor de seguros toque a la puerta. Pero igual Esteban Lamothe es muy gracioso y dice el texto de una manera que lo hace divertido, algo que por ahí cuando lo escribí no fue pensado directamente así.

- En todas sus películas aborda el tema de las relaciones en diferentes ámbitos y etapas de la vida ¿Se considera una autora de cine de vínculos?

Considero que hago cine de vínculos, no sé si soy una autora. Me tengo que hacer cargo de eso (Risas). Pero sí, me interesan los vínculos, la gente, la familia, los amigos, la muerte… Me interesan esos temas. Me parece que es algo que no tiene fin, que tenés material para rato. Es algo súper interesante la familia, la pareja, la amistad como conflicto. En todo lo vincular tenés mucho material para escribir o al menos es lo que me interesa poder contar.

- En el cine argentino se habla mucho de estos temas, pero no de la forma narrativa que lo hace usted.
Creo que cada uno tiene su lugar y el mío es este. Muchos me dicen eso, que mis películas siguen siendo de actores, de vínculos, de historias. Intento hacer las películas que me gustan ver.

- ¿Cómo se lleva con el llamado Nuevo Cine Argentino?
Creo que el Nuevo Cine Argentino ya quedó viejo. Fue una camada de directores anteriores y ahora somos un montón de directores jóvenes haciendo cosas diferentes. Para mí era otra generación la del Nuevo Cine Argentino. Yo me siento haciendo el cine que quiero hacer. Siento que todo lo que encierra una denominación no es algo que los directores tengamos que hacer, es más bien algo que le concierne a la crítica, a los periodistas que necesitan poner las cosas dentro de un lugar. Nuestro trabajo es hacer las películas que queremos hacer y la de los otros encerrarlas dentro de algo.

- ¿Ve mucho cine o es de los directores que no ve nada para no dejarse influenciar?

Tengo épocas. Épocas en las que voy continuamente  y otras en las que voy menos, sobre todo cuando escribo. Pero regularmente voy una o dos veces por semana. También me gusta ir al cine cuando viajo porque veo películas que después no se estrenan acá y está bueno verlas en el cine.

- ¿Que cine le gusta o siente que la influenció en su obra?

Son miles, cada vez que me preguntan siento que me voy a olvidar de alguno. Me gustan los directores que trabajan el tema de las relaciones y los vínculos como John Cassavetes, Hong Sang-soo, Wes Anderson, Agnès Jaoui, Noah Baumbach, Mike Leigh, François Truffaut, Woody Allen...

- ¿Y es crítica con su propio trabajo?
Si, bastante. No vuelvo a ver mis películas. Las veo en festivales cuando tenés que acompañarlas, pero nunca puse un DVD de mis películas, hay tantas pelis para ver que ver de nuevo una mía sería un acto narcisista. Las veo en otro país porque me gusta ver la reacción de la gente. No es que tenga nada en contra de ellas, todas tienen mi amor y mi respeto. Yo hago películas para aprender hacer películas, creo que eso es así y es lo que me va pasando. Una va haciendo pelis y va aprendiendo a la vez, sino es muy difícil. Todos los grandes directores tienen sus malas películas y esa es la explicación de por qué muchas veces no sé puede hacer una buena película. No es que no tengan el talento y las herramientas para hacerla. Es mucho más fácil que te salga una película mala que buena, sería muy estresante tener una cartelera con todas obras maestras (Risas).







Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

TAMBIÉN ENCONTRARÁS NUESTRAS NOTICIAS EN...